Las intrepidas buscadoras del peligro

Dentro de la cultura zapoteca, una de las más importantes en las diferentes civilizaciones de Mesoamérica, encontramos en una pequeña localidad llamada Juchitán de Zaragoza (ubicada en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca) a la denominada comunidad Muxe.

Desde la época prehispánica, los muxes son considerados como un tercer sexo: mujeres nacidas dentro de un cuerpo de hombre, educados fuertemente bajo valores como la familia con el fin de velar y cuidar siempre de sus seres queridos. A diferencia de los hombres y mujeres heterosexuales, a los muxes no se les permite casarse o vivir en pareja, su misión es cuidar de sus padres hasta el día en que estos fallezcan.

Cada mes de Noviembre se celebra la Vela de las Auténticas Intrépidas Buscadoras del peligro, fiesta propia formada por un desfile, una misa y una fiesta nocturna que les rinde homenaje, y en la que cada año se corona a la reina muxe.

Kenya de la Cruz fue elegida reina muxe en el 2011.

La verdad es que apenas conocí a Kenya; tuve la suerte de estar en Juchitán ese año y poder fotografiarla en uno de los días más importantes de su vida, mientras se arreglaba para la festividad.

Recuerdo que llegó un poco nerviosa y emocionada (igual que yo) y a pesar de acabar de conocernos, me trataba con confianza. Me contó que trabajaba como Scort en la Ciudad de México. Y yo, no dejaba de observar literalmente e intentar encajar la dureza palpable de las vidas de muchos muxes.

Me di cuenta que había una gran controversia y una doble moral con respecto a su aceptación y que tras esos maquillajes, peinados y años de ahorro para poder costear todos los gastos de la vela al ser elegida, se escondía una ilusión de poder ser conmemorada reina -cual niña queriendo ser princesa- y lucir con emoción su traje regional oaxaqueño.

Kenya falleció en el año 2013 y estoy agradecida de haber sido la única persona que pudo retratarla en un día tan especial para ella y para tantos muxes.
Gracias.