Fogones de Familia.

Nuestra carta es un homenaje a nuestra familia y a todas las guisanderas que en sus casas, o en sus negocios dan de comer a tantas personas cada día.

En México comer y beber es un ritual y los platillos llevan nombre y apellido: las tortas de Don Satur, gorditas la güera o barbacoa Don cuco son solo algunos ejemplos. Por eso en nuestra carta están presentes los nombres de nuestros familiares y seres queridos autores de dichas recetas, que con su permiso y todo su cariño traemos a Madrid.

Creemos en la comida casera, en la calidad de los ingredientes y en que los procesos de cocción a fuego lento son importantes; creemos en las tradiciones y en las recetas de familia, en los guisos que alimentan el espíritu desde que eras pequeño.

Los sabores de las mamás y las abuelas se graban en el alma; sin duda la mamá de cada uno es la mejor chef del mundo. Para nosotros es un sueño hecho realidad y un placer alimentar corazones y poder trazar un puente desde Madrid a la Tía Fran y sus tlacoyos o a Maricruz y sus deliciosos tacos sancochaditos, y sentir la experiencia de poder comer aquí lo que nuestra familia prepara allí.

Esto es Tamán y esto somos nosotros, tradición y sabor.